Consejos para crear un hábito de estudio en nuestros hijos (as)

Niño estudiando.

Miércoles 15 de Marzo.- Crear buenos hábitos de estudios en nuestros pequeños, asegurará el éxito escolar.

Si bien es cierto que el ingreso de los alumnos más pequeños a sus primeros años de escolaridad, es el inicio de un largo camino, donde comienzan a compartir, a aprender, a divertirse y a conocer a sus nuevos compañeros, al mismo tiempo este proceso es acompañado de desafíos y responsabilidades, etapas que nuestros alumnos deben ir superando con el paso de los años.

A los 6 años nuestros alumnos se incorporan a la educación formal, asumiendo nuevas metas y cambiando sus momentos de dispersión o siesta por asignaturas como matemáticas y lenguaje, responsabilidades académicas a las que es necesario que dediquen tiempo en casa junto a sus padres, generando de esta manera una rutina diaria de trabajo académico incorporando esta dinámica en la vida cotidiana de cada familia.

El apoyo que de los padres es fundamental en este proceso, ya que si bien los alumnos pasan la mayoría de la jornada en el Colegio, de igual manera generar espacios en casa donde conversemos con nuestros hijos para interiorizarnos en sus quehaceres académicos es fundamental, ya que es a temprana edad donde los alumnos deben adoptar un hábito de estudio que les permita sobrellevar y aprender los contenidos que progresivamente irán aprendiendo a lo largo del presente año académico.

Como institución educacional estamos convencidos que generar hábitos de estudio a temprana edad en nuestros alumnos, asegura en gran medida el éxito escolar en el futuro, es por esto que entregamos las siguientes recomendaciones a padres y apoderados para apoyarlos en esta labor.

  • Preparar una Zona de Estudio: Podemos destinar un espacio de su habitación o cualquier otro espacio de nuestra casa, acondicionando este espacio con una mesa y estantes para que le permita tener sus libros y apuntes ordenados, en lo posible evitar tener este espacio cerca de objetos distractores como televisores, celulares o computadores.
  • Buscar un momento propicio para estudiar: En la mayoría de las ocasiones se recomienda que los niños hagan sus deberes o estudiar primero antes de realizar alguna actividad de relajo, es por esto que se sugiere comenzar con intervalos cortos de tiempo 10 a 15 minutos, 20 a 25 minutos e ir incrementando el tiempo dependiendo de lo que deba estudiar nuestro hijo, para el caso de los alumnos que recién se incorporan a educación básica se recomienda no exceder los 50 minutos de estudio.
  • Realizar esta actividad hasta volverla un hábito: La clave de que los alumnos puedan hacer propio el hábito de estudio es generar una constante con esta labor, realizando esta actividad a diario o al menos 3 veces por semana.

Cabe destacar que las anteriores recomendaciones tienen como finalidad únicamente, el contribuir con los Padres y Apoderados en la educación de nuestros alumnos tanto dentro como fuera del Colegio y al mismo tiempo brindar todas las herramientas a nuestros alumnos para comenzar un exitoso nuevo año académico.

Deja un comentario